Últimos artículos de salud
Inicio » Adicciones » A la caza de los factores de riesgo



A la caza de los factores de riesgo

Según un reporte brindado esta semana por la Organización Mundial de la Salud (OMS), si se lograra controlar en forma más eficiente sólo cinco factores de riesgo que afectan a la salud pública, la esperanza de vida se incrementaría en cinco años en todo el planeta.
Cada año se registran 60 millones de muertes en todo el planeta y una cuarta parte de ellas son debidas a desnutrición infantil, prácticas sexuales de riesgo, falta de agua potable, saneamiento e higiene e hipertensión arterial.
En los países de ingresos bajos, las carencias nutritivas, por otra parte fácilmente remediables, son causa de que uno de cada 38 recién nacidos muera antes de cumplir los cinco años de edad. «Más de un tercio del total de muertes infantiles se pueden atribuir a unos pocos factores de riesgo nutricionales tales como la insuficiencia ponderal en la infancia, la lactancia materna inadecuada, o la carencia de zinc», declaró Colin Mathers, coordinador del programa de la OMS sobre mortalidad y carga de morbilidad.
La principal causa de muerte de la población adulta a escala mundial lo constituyen las enfermedades coronarias. En solo ocho factores de riesgo, que deben ser sin dudas minimizados, se resumen el 75% de los casos de dicha enfermedad: consumo excesivo de alcohol, niveles elevados de glucemia, tabaquismo, hipertensión arterial, sobrepeso, hipercolesterolemia, baja ingesta de frutas y verduras y pobre actividad física.
Otro grupo de enfermedades altamente prevenibles son las oncológicas. En ese sentido, según los expertos, en nueve factores de riesgo se condensan el 45 % de las muertes por cáncer en el mundo. En los primeros puestos, como es habitual, aparece el tabaquismo quien es responsable del 71% de las muertes registradas por cáncer de pulmón.
Los reportes que jerarquizan a los distintos factores de riesgo son vitales para concientizar a la población, pero además según comentó Mathers pueden ayudar a los gobiernos a configurar políticas sanitarias que se deban aplicar en busca de una mejor salud pública.

Imagen: Flickr