Últimos artículos de salud
Inicio » Cardiología » La actividad física atenúa la predisposición genética para padecer obesidad

La actividad física atenúa la predisposición genética para padecer obesidad

De los beneficios del entrenamiento físico mucho se ha hablado, los médicos no se cansan de recomendarlo por ejemplo cuando el colesterol se convierte en un exceso y el riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares pasa a ser un nuevo registro en la historia clínica. También suele ser invocado por aquellos nutricionistas que intentan despiadadamente eliminar aquellos rebeldes kilos de más. Es que lejos de perder vigencia, esta especie de santo grial de la medicina moderna no deja de deparar sorpresas: científicos británicos demostraron que atenúa en un 40% la heredada predisposición genética para sufrir obesidad.

El hecho, que no es un milagro pero bien podría parecerlo, fue publicado a fines de agosto en la revista médica PloS Medicine. Allí un grupo de investigadores liderados por Ruth J. F. Loos, del Consejo de Investigaciones Médicas en Cambridge, logró documentar que ni el mismo ácido desoxirribonucleico (ADN), contenido en los genes de varios miles de personas estudiadas, pudo resistir los poderes del ejercicio. Como cualquier otra enfermedad, la obesidad suele tener un correlato específico en los cromosomas. Tal es así que estudios previos determinaron que el poseer alguna de 12 variantes, detectadas en sitios específicos del genoma, se asocia a un incremento en el índice de masa corporal.

Pero no da lo mismo tener una variante, dos o tres. El efecto es siempre acumulativo. Según Loos, una persona sedentaria gana en promedio alrededor de 592 gramos por cada variante presente. Dicha cifra, es mayor a los 379 gramos que cargan aquellas personas que incorporaron al ejercicio como parte de su estilo de vida. Los resultados del estudio no hacen otra cosa que ratificar su rol central en la prevención de la obesidad.

Para los científicos, nuevos trabajos deberán aclarar un poco más estos hallazgos iniciales. Mientras tanto, aunque se encuentran lejos de la alquimia, consideran a la promoción del ejercicio físico como una verdadera piedra filosofal que puede ayudar a contrarrestar la actual epidemia reinante de obesidad. De no mediar ninguna intervención, algunas estadísticas afirman que para el año 2015 alrededor de 700 millones de personas serán afectadas en distintas partes del mundo por dicho problema.

Imagen: Danie Lurie-Flickr

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Al continuar con su navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies. Más información >