La dieta mediterránea se asocia con una mayor longevidad « Centro de Salud
Últimos artículos de salud
Inicio » Cardiología » La dieta mediterránea se asocia con una mayor longevidad

La dieta mediterránea se asocia con una mayor longevidad

dieta-mediterranea2

 

La dieta mediterránea se asoció desde hace ya algunos años con una mayor sobrevida y con ese impulso los vegetales, el bajo consumo de carnes rojas y productos lácteos, abundantes frutas, nueces, legumbres, pescados, mariscos, cereales, aceite de oliva y la ingesta de alcohol en forma moderada pasaron a constituir un patrón alimentario que se popularizó en todo el mundo. Un nuevo estudio realizado en Grecia ratificó las observaciones anteriores y pudo determinar que algunos de los componentes son más beneficiosos que otros. Por favor anote en su lista de compras del mercado algunos que no deberían faltar en su mesa: vegetales, frutas, nueces, aceite de oliva, legumbres y vino.

Antonia Trichopoulou y un grupo de científicos de las Universidades de Atenas y Harvard lograron en un artículo publicado en el último número de la revista British Medical Journal estudiar mediante encuestas los hábitos nutricionales de 23.349 personas sanas durante 8 años. Los investigadores detectaron un catorce por ciento menos de mortalidad en los pacientes que consumieron durante ese lapso una dieta mediterránea.

Los científicos analizaron en forma separada cada alimento y llegaron a la conclusión de que tienen efectos aditivos. El aceite de oliva es uno de los principales exponentes y su efecto saludable fue confirmado. Su bondad se ha relacionado con la presencia de grasas monoinsaturadas que son vitales en el mantenimiento de las membranas de las células y que presentan además conocidos efectos antinflamatorios. Existen además en el aceite otros constituyentes tales como la vitamina E y los antioxidantes que juegan un rol destacado.

El alcohol, especialmente el vino consumido siempre con moderación, también pudo demostrar un efecto protector. Contiene numerosos polifenoles con capacidades antioxidantes útiles en la prevención de enfermedades cardiológicas y tumorales.

El bajo consumo de carnes rojas y la elevada ingesta de vegetales, frutas, nueces y legumbres resistió la lupa de los científicos y mantuvo las propiedades que se les atribuían. Por el contrario el consumo frecuente de cereales, pescados, mariscos y la reducción en el consumo de lácteos no se asociaron con diferencias significativas en la mortalidad entre los individuos analizados.

En forma infructuosa a lo largo de los años Alejandro Magno y los primeros conquistadores que llegaron a América entre muchos otros buscaron incesantemente la intangible fuente de la juventud sin poder dar con ella. Hoy, en pleno siglo XXI lejos de la mística y cerca de la ciencia, se ve que estaba más cerca de lo que pensaban.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación. Al continuar con su navegación entendemos que acepta nuestra política de cookies. Más información >